Se declara inconstitucional el Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta para el caso de una empresa con pérdidas

“Hermitage S.A. c/PEN”, CSJN, 15/06/2010

El Supremo Tribunal declaró la inconstitucionalidad, con relación a la actora, del Título V, art. 6 de la ley 25.063, por el que se instituyó el impuesto a la ganancia mínima presunta, con fundamento en que éste grava una manifestación de capacidad contributiva presunta en forma absoluta.

En el presente caso se busca determinar si el Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, en la medida en que no tiene en cuenta el pasivo de los sujetos comprendidos en la norma y se desentiende de la existencia de utilidades efectivas, resulta inconstitucional en tanto la actora ha demostrado que su explotación comercial arrojó pérdidas.

Este fallo nos demuestra cuánto demora a veces la justicia en llegar. Este impuesto está vigente desde el año 1998, por lo que pasaron casi 12 años hasta que llegó una decisión firme de un tribunal que analice su validez o no.

Recordemos que el presente impuesto supone que todas las explotaciones obtendrán como renta el 1% de sus activos, sin admitir prueba en contrario. No tiene en cuenta el pasivo ni la existencia de pérdidas.

En primer lugar, destacamos que la Corte menciona que la ley que establece el impuesto no contiene una redacción clara y precisa, circunstancia que demuestra una deficiente técnica legislativa. Asimismo, agrega que la denominación dada al gravamen por el legislador no es decisiva para definir el carácter de éste.

Posteriormente, el Tribunal efectúa un detenido análisis del mensaje de elevación del proyecto de ley al Parlamento, y las opiniones expuestas por los legisladores con motivo del debate ocurrido en el recinto.

Se llega entonces a la conclusión de que, tanto quienes presentaron la propuesta de ley, como algunos de los oponentes a ésta, manifestaron su coincidencia acerca de que con el tributo creado se trataba de captar la capacidad contributiva de una renta mínima cuya existencia el legislador presumía en términos absolutos, con abstracción de que esa renta efectivamente se haya generado y, por consiguiente, sin aceptar la posibilidad de una demostración en contrario.

Argumentos del voto mayoritario:

  • La ley no tiene en cuenta las modalidades propias que pueden adquirir explotaciones tan diversas, suponiendo, sobre la base de la existencia y mantenimiento de sus activos, que dichas explotaciones, en todos los casos, obtendrán una renta equivalente al 1% del valor de éstos, y no ha dado fundadas razones para impedir la prueba de que, en un caso concreto, no se ha obtenido la ganancia presumida por la ley.
  • La iniquidad se pone en evidencia comprobando en forma fehaciente que la renta presumida por la ley no ha existido. En el caso de autos, la pericia contable concluyó que los resultados de la sociedad arrojan pérdidas que " ... obstarían a descontar el impuesto del que aquí se trata e incrementarían aun más el detrimento contable e impositivo, circunstancia que desvirtúa la [existencia de una] ganancia presunta".
  • El medio utilizado por el legislador para la realización del fin que procura, no respeta el principio de razonabilidad de la ley.

Se declaran inconstitucionales las normas, en su aplicación al caso. Esto es muy importante, el fallo resulta aplicable solamente al caso bajo análisis. La Corte no lo ha extendido a la generalidad de los contribuyentes

Actualmente este impuesto fue prorrogado hasta el año 2019. Sin embargo, en nuestra opinión el impuesto debería ser derogado de inmediato, ya que la propia esencia del impuesto es inválida.

Sin embargo, es muy probable que se produzca una avalancha de planteos judiciales de empresas que pagaron el impuesto y tienen pérdidas recurrentes. Habrá que analizar cada caso en particular.